Menú
Tiempo de lectura: 8 minutos

Emprender no solo es de jóvenes

El emprendimiento se ha convertido en una palanca de crecimiento y desarrollo económico. Cada vez son más los mayores de 50 años que se animan a crear una startup poniendo en valor su experiencia y conocimientos acumulados a lo largo de la trayectoria profesional.

Aunque los últimos datos de la Encuesta de Población Activa muestran que el desempleo ha descendido entre las personas de 55 y más años (-19.500), la realidad pone de manifiesto que los mayores de 50 años es uno de los colectivos más castigados por el desempleo y uno de los que lo tiene más complicado para volver a trabajar.

Mucho talento senior tiene que reinventarse debido al impacto de los ERES y de las prejubilaciones forzosas, entre otras causas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de la necesidad de un cambio de mentalidad que permita aprovechar las ventajas de la diversidad de generaciones del mercado laboral y, en especial, de los mayores. Por ello, la gestión de la intergeneracionalidad empieza a ser un factor a tener en cuenta en la competitividad de las empresas.

 

El emprendimiento no tiene edad

El concepto de emprendedor suele ir asociado a innovación, dinamismo y juventud, pero cada vez son más los profesionales veteranos que buscan en el emprendimiento una forma de volver al mercado laboral.

El Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Senior —publicado por el observatorio internacional GEM (Global Entrepreneurship Monitor)— revela que el número de adultos mayores que trabajan por cuenta propia supera al de los jóvenes de entre 18 y 29 años, lo que indica que las personas de 50 años o más tienen un papel muy relevante en las economías de todo el mundo.

Este informe se basa en los datos recopilados entre 2009 y 2016 sobre la actividad emprendedora en 104 países. Según este estudio, el 18 % de los adultos de entre 50 y 64 años y el 13 % de los que tienen entre 65 y 80 años son trabajadores por cuenta propia en comparación con el 11% de los jóvenes entre 18 y 29 y el 18 % de las personas de mediana edad (de 30 a 49 años).

Aunque los programas de apoyo al emprendimiento suelen estar orientados hacia los segmentos más jóvenes, en el informe se sugiere que el apoyo complementario a los emprendedores de más edad podría generar también beneficios para la estabilidad económica.

En el caso de España también existe una predisposición a iniciar o a participar en nuevos proyectos. Así lo pone de manifiesto el estudio “Un país con ganas”, elaborado por Metroscopia para Aquarius y en el que una de cada tres personas mayores de 65 años manifestó su firme intención de emprender en 2019.

Pese a la imagen que se tiene de España como país de pocos emprendedores (ocupamos el penúltimo puesto de la OCDE en tasa de lanzamiento de empresas), los datos reflejan un notable grado de emprendimiento en general y en especial entre los mayores.

 

La formación como pieza clave

Dado que la esperanza de vida en España ha aumentado (80,5 años para los hombres y 85,9 para las mujeres, según datos del INE), el mercado laboral deberá adaptarse a este cambio demográfico posibilitando la inclusión del talento senior y permitiéndole que siga aportando valor.

Experiencia, conocimiento experto y alto nivel de compromiso son algunas de las muchas cualidades de los trabajadores senior. Además, la edad puede jugar a favor cuando se emprende ya que con el paso del tiempo las personas desarrollan experiencia y acumulan conocimientos que determinan la capacidad para identificar y explotar oportunidades de negocio.

Para Manuel López, emprendedor senior y socio fundador de Goxnext, una plataforma multidisciplinar cuyo objetivo es canalizar profesionales senior al mercado laboral, “vivimos en un entorno que cambia constantemente por lo que la formación es un aspecto clave contra la invisibilidad del talento de los más mayores”. En su opinión, tendrán que adaptarse a la constante transformación digital pero para ello “necesitarán desaprender antes de adquirir nuevo conocimiento ya que hay que estar constantemente formándose y aportando valor”.

Este aprendizaje continuo, junto con el conocimiento de uno mismo, es fundamental a la hora de poner en marcha un nuevo proyecto. Numerosas escuelas de negocio o empresas como 50pro proporcionan ayuda a los profesionales senior que se animan a emprender proporcionándoles programas de formación, desarrollo de un plan personalizado de negocio y asesoramiento, evaluación y consultoría.

 

Iniciativas de apoyo a los emprendedores senior

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) inauguró Espacio Abogacía en 2019, un espacio de trabajo compartido junto a los Juzgados de Plaza de Castilla. Cuenta con una superficie de 1.000 metros cuadrados en la que los colegiados madrileños emprendedores que no disponen de despacho propio pueden disfrutar de un lugar de trabajo con todos los servicios propios de un gran despacho. Estas nuevas instalaciones del ICAM disponen del “Club Seniors”, un espacio para los letrados más veteranos.

Esta iniciativa pionera dispone de 54 puestos de trabajo, despachos cerrados de 6 unidades y de 12 plazas y una sala de reunión con 26 plazas. Las tarifas dependen del tiempo de ocupación y del espacio seleccionado y oscilan entre los 5 euros y los 60 euros en los casos de alquiler de una semana completa de un despacho cerrado.

El horario de atención abarca desde las 9:00 horas hasta las 21:00 horas en horario ininterrumpido de lunes a viernes, excepto festivos. Además, el Colegio aplica descuentos del 20% para determinados colectivos.

Otra iniciativa pionera es Generación Savia, un proyecto sin ánimo de lucro de Fundación Endesa y Fundación máshumano. Creada en 2018, se ha convertido en un punto de encuentro entre personas, instituciones y empresas, potenciando las oportunidades laborales y la empleabilidad de los profesionales senior.

Esta plataforma ofrece herramientas para reciclarse, inspirarse y poner en valor toda la experiencia y capacidades a la hora de emprender. Para ello, el Camino Savia consta de un recorrido formado por cinco áreas: desde la Serenidad, bajo el Análisis, con Visión, con Impacto, en Alianza.

En ellas, el senior encontrará diferentes herramientas y recursos que le ayudarán en su actualización profesional y en su búsqueda de empleo.

En el último año, Savia junto con Tquity —compañía especialista en emprendimiento e inversión— han celebrado varias ediciones del ciclo formativo “Emprende con garantías”, especializado en emprendimiento senior. El objetivo de estas jornadas (gratuitas y exclusivas para los usuarios registrados en la plataforma) es ampliar las capacidades emprendedoras y materializar ideas de negocio con ayuda profesional.

“En Savia apostamos por este tipo de formaciones que abren nuevos horizontes laborales para el talento senior”, explica Gloria Juste, directora de proyectos de Fundación Endesa.

Por su parte, Adrián Martínez, CEO de Tquity, considera que “las startups dirigidas por personas de 45 o más años, tienen una tasa de éxito mucho mayores que las de los jóvenes. Colaboramos con emprendedores senior por su capacidad de compromiso y resiliencia”.

“Premios +50 emprende” es otra iniciativa que también ha contado con la colaboración de la Fundación Endesa y que destaca por ser un programa específico que trata de aportar visibilidad y esperanza a los mayores de 50 años.

Las personas que han participado son principalmente desempleados de larga duración o que han tenido que rehacer su vida profesional convirtiéndose en emprendedores. Se han presentado un total de 328 proyectos y la media de edad de los participantes ha sido de 64,3 años, lo que supone entre todos 21.909 años de experiencia.

 

Principales retos

La Unión Europea ha publicado un Manual de Buenas Prácticas para el emprendimiento senior que recoge las principales aportaciones de los workshops realizados en el marco del proyecto “Empresarios Senior: Intercambio de mejores prácticas” financiado por la Unión Europea.

Este manual identifica las diferentes áreas de acción, las herramientas disponibles y los desafíos futuros para el emprendimiento senior, así como una compilación de las mejores prácticas existentes en toda Europa.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el emprendimiento senior?:

  1. Nuevas tecnologías. Es importante desmitificar el concepto que las personas mayores no pueden adaptarse a las tecnologías existentes.
  2. Educación Empresarial. Es necesario transmitir confianza y un enfoque pragmático para hacer las cosas.
  3. Identificación de oportunidades de negocio. Es fundamental desarrollar herramientas que identifiquen rápidamente los talentos y las habilidades que se corresponden con las oportunidades de negocio existentes.
  4. Financiación. Ayudar a desarrollar planes de negocio sólidos que identifiquen claramente sus necesidades de financiación. De lo contrario, las personas mayores sin experiencia en negocios pueden ir a un banco o buscar inversionistas sin tener un plan de negocios bien desarrollado.
  5. El mentoring es un gran recurso para cambiar la mentalidad del (posible) empresario mayor. Esta forma personalizada de apoyo puede ayudar a desarrollar las habilidades de comunicación y permite aprender sobre nuevas oportunidades.
  6. Transición del empleo. Es importante identificar en una etapa temprana el tipo de habilidades que las personas mayores requerirán cuando se jubilen. Normalmente, se trata de habilidades digitales y de gestión empresarial básicas.

Emprender no solo es de jóvenes. Aunque a partir de los 50 pueda parecer complicado hay historias que demuestran que nunca es tarde para hacerlo. Como la de Harland David Sanders que a los 65 años y tras una vida de asalariado creó Kentucky Fried Chicken y la vendió por dos millones de dólares unos años más tarde. O la de John Stith Pemberton que fundó Coca Cola a los  55 años y la de Mary Kay Ash que creó su exitosa marca de cosméticos a los 45 años.