Menú

La economía plateada: un nuevo motor económico que necesita de medidores

La economía plateada ya está implicada en el 25% del PIB europeo, pero requiere de indicadores que midan si las condiciones de vida de los mayores avanzan, se estancan o retroceden.

En la España de 2050, casi 13 millones de ciudadanos serán mayores de 65 años. Las proyecciones realizadas por el INE dicen que este grupo poblacional supondrá el 30%, mientras que en 2019 su peso era 19,3%. Los ingresos medios de los mayores de 65 años en España no llegaban a los 14.000 euros en 2017, según el Informe 2018. Las personas mayores en España. Datos estadísticos estatales y por comunidades autónomas,  publicado por Imserso en 2021.

El potencial demográfico y económico de las personas mayores está obligando a las instituciones, pero también a los agentes económicos, a hacer una relectura del valor de este colectivo en las economías modernas.

Qué es la economía plateada

En este contexto, surge el concepto de economía plateada (Silver Economy), que la Comisión Europea definió en 2018 como “toda la actividad económica que satisface las necesidades de los adultos mayores de 50 años y más, incluyendo los bienes y servicios que ellos compran de forma directa y la actividad económica que su gasto genera posteriormente”.

Así, la economía plateada está modificando sectores como el de la salud, la vivienda, el ocio o el transporte. Sin embargo, sus demandas específicas se extienden a todos los sectores, basta pensar en el financiero y de seguros, la alimentación o la moda.

Comparativa del reparto del gasto medio por hogar y de mayores  de 65 años

Fuente: Encuesta de Presupuestos familias, de INE, 2018

“Las empresas tienen que afrontar los cambios que se están sucediendo y responder a las necesidades de las personas mayores, ofreciendo productos y servicios adaptados a sus necesidades”. Con estas palabras se dirigía Ángel Barrero el pasado 22 de septiembre a los asistentes al I Congreso Economía Plateada, celebrado en Mérida, en el que se cifró en el 25% del PIB de la UE, el peso de la economía plateada.

En opinión de la Comisión Europea, la toma de conciencia de un mayor peso del consumidor se va a traducir en la adaptación de cada vez más productos y servicios a las necesidades de los mayores, el impulso de nuevas profesiones y en la inversión de planes estratégicos de las distintas administraciones, por ejemplo, como ha ocurrido en España con la ley de Dependencia.

Cómo medir el bienestar de los mayores

De este modo la economía plateada aporta una nueva visión del mayor que abandona viejos prejuicios de clase pasiva, para poner en valor su aportación real a la economía. Un ejercicio que se realiza a través de la medición de su potencial de consumo, y el monto de la inversión pública y privada destinada a la atención de sus necesidades específicas.

Sin embargo, estas estimaciones del peso de la economía plateada y de las condiciones de vida de los mayores, requieren de modelos estandarizados que permitan medir el peso del colectivo y las condiciones en las que los mayores viven en cada país.

Índice ASPI de condiciones de vejez

La Red EIDLL  (Economie Internationale de la Longévité), que nació en 2018 de la suma de esfuerzos de 27 centros de estudio especializados en la economía senior, ha creado el índice ASPI (acrónimo de Ageing Society Policy Index).

Su objetivo es medir las condiciones demográficas, económicas y de salud en las que viven los mayores. Para ello se valoran tres pilares (con dos componentes cada uno) que ponderan en el resultado del índice final el 33,3%. Así se explica desde CIEP, el Centro de Investigación Económica de México, que es miembro internacional de esta red impulsada desde Francia.

Los tres pilares de evaluación son:

  • Pilar demográfico. Mide el estado de la estructura actual de la población del país y su proyección futura.
  • Pilar económico y de salud. Para ello se analizan componentes como la tasa de pobreza por edad, cobertura del sistema de pensiones e importe. En el caso de la valoración de la salud, se mide la esperanza de vida y la correspondiente proporción de años de vida saludable, siguiendo las indicaciones de la OMS.
  • Pilar de políticas públicas sobre envejecimiento. Su primer componente habla de políticas económicas, y el segundo de políticas sanitarias.