Menú

La pandemia conecta a más mayores a internet, pero solo ocasionalmente

La brecha digital de los mayores se acorta tras los meses de pandemia, pero muchos de ellos solo utilizan internet ocasionalmente y el 40% sigue sin haberse conectado nunca.

Falta de interés en ocasiones, en otras de conocimiento, pero cada vez son más los mayores que vencen las barreras y se conectan a internet. En 2021 romper el aislamiento impuesto por la COVID-19 ha supuesto un nuevo aliciente para dar el paso, y ya casi seis de cada diez españoles mayores de 65 años participan de la cultura digital.

El Informe sobre brecha digital 2021 de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) fotografía un claro avance en la incorporación del colectivo de mayores de 65 años como usuarios de internet. Mientras en 2017 solo el 32,7% se conectaba a la red, y en 2019 lo hacía el 46,8%, en 2021 el porcentaje es del 59,5%.

El dato es positivo y coherente con la evolución social, que tiende a reducir la brecha digital a medida que el colectivo de mayores incorpora generaciones más digitalizadas.

Pero la lectura del dato no puede hacerse al margen de la pandemia: “El último año la sociedad ha sido sacudida por una crisis sanitaria, lo que ha fomentado como remedio del aislamiento social, que es uno de los principales riesgos de las personas mayores”, explican desde UDP, razón por la que una parte de esos mayores que se ha conectado, lo ha hecho de un modo muy ocasional para comunicarse con los suyos, el 16,2%, en concreto.

Además, en el otro lado de la moneda, está ese 40,5% de mayores que asegura no haber accedido nunca a internet. Punto en el que el estudio constata como a mayor edad, menos estudios y menor poder adquisitivo, la brecha aguza su pico.

 

Brecha digital mayores de 65 años por tipo de usuario

Fuente: Informe sobre brecha digital, Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, junio 2021.


 

Razones por las que los mayores no usan internet

No saber o no tener interés es con diferencia la principal justificación de esa parte del colectivo de mayores sin digitalizar: el 61,4%. El estudio de hace dos años ubicaba esta razón en cuarta posición.

‘No tengo ordenador o tablet’ es la segunda barrera (para el 47%), y no disponer de móvil la tercera, afirmación que hace el 33,7% de los 472 encuestados con una clara tendencia a la baja.

Pero el justificante de la brecha digital que más se acorta es el de conexión a internet: lo señala el 29,1%, mientras que en las consultas anteriores representaban a la mitad de este segmento”.

 

Para qué usan internet los mayores

Comunicarse e informarse son las dos razones por las que más se conectan a la red. Resulta curioso comprobar que el entorno digital refleja aún tópicos de género: ellos se conectan más para hacer gestiones bancarias y administrativas, y ellas para relacionarse socialmente.

Las cifras globales son:

  • Mensajería con familiares y amigos: 85,1%
  • Informarse, leer prensa, documentos: 80,8%
  • Gestiones bancarias: 54,6%
  • Gestiones sanitarias o sociales: 52%
  • Videollamadas: 50,5%
  • Gestiones administrativas (renta, registros…): 46,3%
  • Compra de billetes o consumo: 36,9%
  • Redes sociales: 34,3%

 

Exclusión digital en la gestión cotidiana

Una de las partes más interesantes del estudio, es el efecto que sobre los mayores tiene la barrera a la hora de realizar gestiones digitales. Un impedimento que es mayor entre los miembros del colectivo de rentas más bajas.

Según el análisis de la UDP, la desconexión ha sido para el 27,1% una barrera infranqueable en tareas como:

  • Gestiones sanitarias o sociales (citas médicas o registrales…): 14%
  • Obtener información por teléfono siguiendo las instrucciones de una máquina que indica teclas y opciones: 13,3%
  • Gestiones administrativas (renta, certificados…): 11,3%
  • Gestiones bancarias: 9,6%
  • Compras (billetes de viaje, artículos de consumo…): 7,7%

 
Como solución, el 64,6% pide que administraciones y empresas mantengan la asistencia presencial, y otro 38,7% horarios específicos para atenderlos.

 

A quién pide ayuda el mayor para conectarse a internet

Son los hijos e hijas los que más ayudan al mayor a sortear las dificultades en su digitalización, seguidos de las parejas.

En cuanto a las tareas en que más se solicita esa asistencia son: “Las videoconferencias por Skype o similar (22,2%), realizar compras online (21,4%) realizar gestiones bancarias (20,6%) y realizar gestiones administrativas (20,5%)”.

En el lado contario se ubican las actividades que a ojos del usuario de internet veterano menos dificultad entrañan: “Participar en redes sociales (9,6%), informarse, leer prensa, noticias, documentos (8,3%) y el envío y recepción de mensajes (1,1%), actividad de menor dificultad ya que el 92,8% de las personas usuarias lo consideran poco (4,1%) o nada complicado (88,7%)”.