Menú

Dónde les gustaría vivir de mayores a los españoles, y dónde planean hacerlo

¿Dónde envejeceremos? El 52% de los españoles nacidos entre 1950 y 1980, planea vivir en su propio domicilio con ayuda doméstica, pero a un 59% le gustaría hacerlo en un apartamento asistido.

Febrero 2022

 

¿Dónde envejeceremos? El 52% de los españoles nacidos entre 1950 y 1980, planea vivir en su propio domicilio con ayuda doméstica, pero a un 59% le gustaría hacerlo en un apartamento asistido.

El II Barómetro de Grupo Efebé busca respuesta a las preguntas que más apremian a las generaciones de baby boomers y X, que en España tienen una edad de 72 a 42 años. De hecho, el 55% asegura que la problemática relativa al envejecimiento de la sociedad y la dependencia, le preocupa mucho o bastante.

Y sobre esta inquietud, el Barómetro de título, Dónde y cómo queremos vivir cuando seamos mayores, trata de arrojar luz diferenciando entre cómo se piensa que se afrontará el futuro y cómo le gustaría hacerlo.

Para ello, esta firma de diseño y mantenimiento de interiores, ha planteado dos cuestiones principales a una muestra de 797 hombres y mujeres habitantes de ciudades con más de 200.000 habitantes. La primera de ellas es sobre cómo querrían vivir cuando alcancen los 75/80 años de edad, y la segunda, cómo y dónde querrían hacerlo en el caso de que tuvieran algún tipo de dependencia. Y en ambos casos, sorprende la baja valoración del modelo de residencia tradicional.

 

Cómo se afronta la vejez

En su primera parte, el estudio realizado por la consultora Táctica Investigación Estratégica y la Facultad de Ciencias de la Salud de Blanquerna (Universidad Ramón Llull), sondea la percepción en las condiciones de vida del colectivo encuestado frente a la vejez.

El 96% no quiere ser un problema para los hijos

Frente a la hipótesis “de mayor, en caso de que tuviera cierto grado de dependencia, no creo que mis hijos pudieran cuidarme”, el 84% responde estar ‘totalmente’, ‘bastante’ o ‘algo de acuerdo’.  “Es muy generalizada la creencia, y también la resignación, de que los hijos no podrán cuidar a sus mayores”, afirman los autores del estudio.

Pero además, los encuestados consideran legítima la actitud de sus hijos e hijas. Algo que queda de manifiesto con la aplastante mayoría del 96%, que afirma ‘no querer ser una carga para los hijos’.

El 69% valora mejor pagar su vejez que dejar herencia

Un punto de inflexión sobre ideas preconcebidas, es primar la posibilidad de sufragar los gastos de la vejez con los ahorros, aunque su coste signifique no dejar nada en herencia. De hecho, el 69% de los consultados aseguran que esa sería la decisión que preferirían sus  hijos.

“Un fenómeno”, que según el Barómetro, “se traduce hoy ya en las cada vez más prolíficas propuestas de mercado, en formato hipotecas inversas y vitalicios”.

 

Al 78% no le convence el modelo de residencias

Un total de 7,8 de cada 10 encuestados afirma que las actuales residencias para mayores, no satisfacen sus necesidades para vivir a partir de sus 75/80 años o cuando tuvieran algún grado de dependencia.

Si no se considera el 30% de los encuestados, que se posicionan en la franja media (denominada ‘ambivalente con tendencia la crítica’), siguen pesando más las opiniones negativas: el 48% se decanta por las opciones ‘muy negativa’ y ‘bastante negativa’, frente al 22% que lo hace en las opciones ‘bastante positiva’ o ‘muy positiva”.

En el análisis por género, los hombres muestran una opinión más favorable. En especial, los de menor edad (de 40 a 50 años) y los que manifiestan una mayor proximidad a una situación de persona dependiente.

 

Dónde planean vivir de mayores

Otro de los puntos más interesantes del II Barómetro Efebé son las preferencias sobre su lugar de residencia futura, que de nuevo se plantean en un doble escenario: para el tramo de edad 75/80 años y en caso de cierto grado de dependencia.

El 52% de 75/80 años, en casa con asistencia doméstica

La respuesta elegida mayoritariamente para el tramo de edad 75/80 años es la de ‘vivir en casa, solo o en pareja, y contando con asistencia doméstica’, elegida por el 52% de los encuestados. Como segunda opción, del 36%, se ubica la de permanecer en casa contando con ‘asistencia doméstica y sociosanitaria’. Si a este modelo se le suma la asistencia de un centro de día, cuenta con el 28% de apoyo.

Tan solo el 11% elige como opción ir a vivir a una residencia para gente mayor. Como opciones más novedosas, destaca otro 15% que optaría por ‘cambiar de casa buscando una vivienda que se ajuste más a mis necesidades del momento’, y el 12% que compartiría casa con amigos manteniendo su espacio privado.

El 38% con dependencia, en casa con asistencia doméstica y sociosanitaria

En el supuesto de que el mayor padeciese de cierto grado de dependencia, las respuestas varían, pero se sigue mostrando preferencia por la vivienda habitual. El 38% lo haría ‘con ayuda sociosanitaria y doméstica’ y como segunda opción, el 33% tan solo ‘con asistencia doméstica’.

En este supuesto sí que aparece la residencia como tercera opción, elegida por el 27%.

 

Dónde le gustaría vivir de mayor

Un tercio de los encuestados ve con buenos ojos un cambio de residencia y un 47% ‘lo ve difícil, pero no descartaría la posibilidad’.

La mayoría elige los apartamentos asistidos

El 59% del tramo de edad 75/80 años y el 54% de las personas en situación de dependencia eligen ‘el edificio o finca de apartamentos asistidos’ como opción favorita. En el primer caso la segunda opción sería vivienda compartida con amigos (26%) y como tercera la residencia (14%).

La residencia es elegida por el 22% de los mayores con algún grado de dependencia, porcentaje que ascendería hasta el 26% en el supuesto de que esa situación empeorara progresivamente.

A modo de conclusión, los autores del estudio recalcan que “hoy la orientación hacia la fórmula residencia queda acotada a solo un 20%-25% aproximado de la población”. Un dato que contrasta con la buena predisposición a los apartamentos asistidos, “que sin ser una opción plenamente conocida, seduce más”, posiblemente, como “elección reactiva frente a los fuertes frenos asociados a la fórmula de la residencia clásica”.